• Daniela Nadales

One World: Together At Home, una pequeña muestra de la gran influencia musical y digital

Un concierto que nos ha enseñado -o recordado-, además de numerosas acciones positivas que podemos tomar para detener la pandemia y contribuir al mundo como “ciudadanos globales”, que el mundo digital no tiene que ser “falso”, “negativo”, ni “abrumador”. Por el contrario, es una plataforma infinita para inspirar, entretener, conectar, ayudar y expresarnos.

Dejemos de hablar de “distanciamiento social”, porque lo que estamos viviendo es sólo un “distanciamiento físico” temporal. Sin duda, podemos seguir conectados, de una manera distinta, pero igual valiosa, desde nuestras casas, a través del mundo digital.

Una de las tantas reflexiones del concierto digital One World: Together At Home, organizado por Global Citizen y la Organización Mundial de La Salud, el cual, -sin más que voces, talento, testimonios, intenciones, carisma, y sin más que una verdadera humanidad- demostró lo grandes que pueden ser nuestras acciones si aprovechamos nuestros talentos y posibilidades para generar un verdadero impacto positivo para aquellos que más lo necesitan, esos que no pueden quedarse en casa, o que sencillamente no tienen recursos para protegerse de la pandemia.


¿Un distanciamiento "físico” y no "social"?

La manera en que nos relacionamos socialmente ha venido cambiando desde hace décadas, no solo con las redes sociales sino, en general, con la introducción de la tecnología digital en nuestras vidas.

Por eso, ante la crisis mundial en la cual nos encontramos, donde el detonante es la pandemia por el coronavirus COVID-19 -pero no necesariamente la causa-, debemos aprovechar las herramientas digitales, las oportunidades y todas nuestras posibilidades para tomar acciones y ayudarnos: a los que más nos necesitan, a los que nos rodean y a nosotros mismos.



¿Por qué no indagamos un poco en los precedentes de este evento? No es la primera vez que Global Citizen organiza un concierto para invitar a la gente a tomar acciones sobre las desgracias mundiales que algunos gobiernos se niegan a atender. El Global Citizen Festival es un evento que se lleva a cabo desde 2012, teniendo como "escenario" desde Central Park (New York City, USA), hasta el FNB Stadium (Johannesburg, South Africa), y como "talentos" a Chris Martin, Alicia Keys, Demi Lovato, Alessia Cara, y una lista bastante amplia de artistas reconocidos a nivel mundial.


A pesar de algunos cuestionamientos hacia la logística de estos eventos pasados y, en general, de los efectos y trasfondos de la industria musical, es necesario rescatar hoy la verdadera esencia e influencia de la música y cómo la solidaridad y la humanidad convirtieron al One World: Together At Home, en el marco de la pandemia por el coronavirus COVID-19, en uno de los conciertos más trascendentales de la historia, a través del cual se logró recaudar más de 120 millones de dólares, destinados para el Fondo de Respuesta al COVID-19 de la OMS.


Desde la heterogeneidad de paredes blancas e impolutas, patios repletos de vida vegetal, ventanas que dejaban entrar rayitos de luz natural, e incluso muchos home recording studies, los músicos y demás personalidades enviaron sus mensajes y demostraron su talento -casi- en bruto, su carisma y los atributos que realmente los han hecho tan exitosos. El "escenario", esta vez, se convirtió en más de 10 plataformas digitales y en el hogar de más de 100 "talentos", entre los que se encuentran algunas de las personas más influyentes de todos los tiempos, no solo en la industria del entretenimiento, sino de la tecnología y hasta la salud: Lady Gaga como curadora, Jimmy Fallon -y Kimmel-, Los Rolling Stones, Celine Dion, Andrea Bocelli, Bill Gates, Oprah Winfrey, Billie Eilish, Sam Smith, John Legend -sí, con unos cuantos galardones de fondo-, y la lista no termina ahí -pero este artículo en algún momento sí tiene que-.


Así que, más allá de sus talentos, lo realmente trascendental de este evento es que, tanto las grandes personalidades que participaron, como aquellos cuyo nombre queda oculto pero que marcaron gran impacto en la transmisión con sus imágenes, videos y mensajes, nos han demostrado cómo, haciendo uso de nuestras habilidades, se puede -además de entretener- influir para que aquellos que nos "siguen" o incluso "admiran" tomen acciones, como nosotros, para valorar el esfuerzo de aquellos que arriesgan su vida y ayudar a los más necesitados. Sí, de eso se trata la influencia. O al menos, ese debería ser su principal fin. Gracias, Global Citizen y demás organizadores y participantes, por resaltar la verdadera esencia de la humanidad y por usar las plataformas digitales y sociales no para mostrar un disfraz, ni reforzar inseguridades, sino para lo que todos deberíamos realmente estarlas usando: expresarnos, conectarnos, apoyarnos y ACTUANDO para lograr un mundo mejor.


Esta no es la primera, y posiblemente tampoco será -por desgracia- la última crisis que enfrentaremos. Pero está en nuestras manos aprender lo más que podamos para que nuestras acciones presentes y futuras eviten que esto se repita, o -en todo caso- nos protejan ante este y los próximos “coronavirus”.

Para los que quieren colaborar y no pudieron disfrutar el evento, cuyo fin fue recaudar recursos para el Fondo de Respuesta al COVID-19 de la OMS que busca comprar equipo de protección personal y otros suministros para los países que más los necesitan, pueden visitar los canales oficiales de Global Citizen y de la OMS.

Escrito por Daniela Nadales.

Arquitecto, profesora universitaria y apasionada de la comunicación visual y verbal. A veces me da por diseñar, otras por escribir, pero siempre por investigar, analizar, crear, enseñar y conectar.

©2020. Brand Impulse.

Agencia digital. Caracas, Venezuela.

  • Brand Impulse on Instagram
  • Brand Impulse on LinkedIn